ARCHIVO CDRINFO GENERAL

CONOCÉ LA HISTORIA DEL MILLONARIO QUE AYUDÓ A LOS JUDIOS CON EL DINERO DE LOS RECURSOS NATURALES DE BOLIVIA

¿El Schindler de Bolivia?

Hace unos meses el diario Clarín difundió un artículo relatando parte de la historia de Mauricio Hochschild, un empresario que se benefició explotando los minerales de diferentes lugares de Bolivia. Para el medio argentino el empresario fue un gran expoliador por la extracción de estaño en el país andino.

El Schindler de Bolivia, el magnate minero que salvó a miles de judíos

Documentos. Edgar Ramirez, director del archivo de la Corporación Minera de Bolivia, muestra los papeles encontrados en el archivo. /AFP

En un interesante artículo Clarín dio a conocer la his toria de Mauricio Hochschild, empresario Judio Aleman, quien llegó a Bolivia a explotar los recursos naturales y así acrecentar sus riquezas sin dejar mucho para el país.

El informe de Clarín comienza dando a conocer que toneladas de documentos apilados durante décadas en una minera estatal boliviana han sacado a la luz que el magnate Mauricio Hochschild tenía una historia oculta.ayudó a huir a miles de judíos del nazismo. Ahora algunos lo consideran “el Schindler de Bolivia”.

Para el medio argentino, cartas y fotografías trazan la historia de Hochschild, uno de los empresarios de la minería más “exitosos” del siglo pasado, junto con Víctor Aramayo y Simón Patiño. Los tres figuran en la historia oficial boliviana como grandes expoliadores. Hochschild, un judío nacido en Biblis, Alemania, en 1881, migró a Bolivia a principios del siglo XX y falleció en París en 1965 sin saber que lo que había hecho saldría a la luz pública cuatro décadas después.

Edgar Ramírez, director del archivo de la Corporación Minera de Bolivia (Comibol), relató a la AFP que a principios de la década de 2000 empezaron a ordenar las montañas de papeles acumulados en los patios de la compañía, y recuperaron documentos “que estaban en completo abandono, a la intemperie”.

La Comibol almacenó documentos contables, informes económicos, estudios mineros, junto con otros papeles de los potentados Patiño, Aramayo y Hochschild, a quienes el Estado boliviano les nacionalizó todas sus actividades en 1952 por considerar que sus prácticas de extracción del estaño empobrecían a Bolivia.

Allí apareció también la desconocida historia de Hochschild con los perseguidos por el régimen nazi. Entre los documentos hay contratos de trabajo hechos a judíos por la minera de Hochschild, como el de Erico Nagel Thale, nacido en Leipzig en 1904 y que llegó a Bolivia a los 32 años, junto a su madre Ana de 74.

También una carta enviada por chicos judíos del Kindergarten Miraflores en La Paz al empresario para pedirle cooperación para construir nuevos ambientes “en vista de la cantidad de niños que están aquí y quieren venir”. Y otra donde el gobierno francés lo instaba a que se llevara a Bolivia a casi

mil huérfanos judíos.

El Schindler de Bolivia, el magnate minero que salvó a miles de judíos

Carpetas. Los archivos de la Corporación Minera de Bolivia guardan testimonio de la ayuda del magnate Mauricio Hochschild a perseguidos por el nazismo. /AFP

Además, hay documentos originales enviados por la embajada de Gran Bretaña a Hochschild así como “listas negras” de empresarios y colaboradores del eje Roma-Berlín-Tokio, con quienes él no debía establecer ningún negocio. Tras avizorar la beligerancia antijudía de Adolf Hitler, a principios de la década de 1930 muchos judíos buscaron refugio por el mundo y algunos recalaron en Bolivia.

Si bien es destacarle saber parte de la humanidad de Hochschild y leer que el magnate les pagaba el transporte, los trámites migratorios y la estadía a personas de origen Israelí que llegaban a sus fincas en los Yungas de La Paz, es importante decir que todo lo hizo con la explotación de las riquezas de los recursos naturales de Bolivia. 

Ingresando a la página oficial del Foro Minero se puede saber más de la vida del Empresario Hschschild que no se mencionó en el medio Clarín.

FORO MINERO : El inefable Mauricio Hochschild

El judío alemán Mauricio (Moritz) Hochschild (Francfort 1881 – París 1965) estudió ingeniería de minas en Freiberg y obtuvo un doctorado en economía y finanzas en otra universidad alemana.

En 1911 viajó a Chile como representante de una empresa alemana especializada en la compra (rescate) de minerales. Estuvo en Argentina donde se nacionalizó argentino. Desde 1921 inició en Bolivia su actividad de rescate de minerales, a través de la Sociedad Anónima Minera Industrial, actividad en la que ganó mucho dinero. Las deudas con Hochschild forzaron a muchos mineros a transferirle sus minas.

A mediados de 1910 el ingeniero francés Luis Soux controlaba buena parte del cerro de Potosí, llegando a fundir estaño y operaba 4 ingenios. La crisis de 1929 le forzó a entrar en sociedad con Hochschild, que adquirió participación mayoritaria en la denominada Compañía Minera Unificada del Cerro de Potosí y al final se convirtió en único dueño. En 1927 tomó en arriendo la mina argentífera Pulacayo que había empobrecido en su contenido de plata, pero que también contenía zinc y plomo. La desahogó y explotó con notable éxito los tres minerales, primero los grandes desmontes y los rellenos de rajos en interior mina y luego las vetas, iniciando otra época de auge de esta mina.

La caída del precio del estaño (crisis 1929) que produjo pánico entre los accionistas chilenos y bolivianos fue bien aprovechada por Hochschild que tomó el control de mina Colquiri. Adquirió también entre otras minas conocidas Bolívar, Porco, San José, Itos, Morococala, Matilde, Caracoles y Bolsa Negra.

En su imperio económico estableció un complejo sistema contable, difícil de descifrar; decía de él un funcionario de la embajada americana en 1939, “Es sin duda el carácter más interesante y enredado de Bolivia” y que los esfuerzos para desenmascarar la estructura financiera de la organización Patiño parecen juego de niños comparados con los esfuerzos sobre la estructura de Hochschild. El controvertido “rey del rescate de minerales” no empezó de cero como Simón Patiño ni heredó minas de sus antepasados como Carlos Víctor Aramayo, pues disponía de capitales suficientes para iniciarse en los negocios mineros.

El presidente Germán Busch el 07/06/39 promulgó un decreto por el que las empresas con capitales de operación en el extranjero debían trasladarlos al Banco Central en 120 días y solo el Banco Minero podía rescatar minerales. Cualquier resistencia al decreto sería considerada como traición a la patria. Hochschild resistió el decreto. Busch ordenó su detención y lo condenó a muerte, pero cedió ante las imploraciones de su gabinete y fue liberado. Dos meses después Busch se suicidó. En 1946 Hochschild fue secuestrado por altos jefes de la policía. Tan pronto fue liberado salió del país para no volver más.

En la época actual, de las minas importantes de Patiño solo se trabaja en forma mecanizada Huanuni (estaño), mientras que de Hochschild se trabajan Colquiri (polimetálicos antes estaño), Bolívar (polimetálicos antes estaño) y Porco (polimetálicos), explotada por plata ya en el incario, mientras que el Cerro de Potosí (polimetálicos antes estaño) es explotado por miles de cooperativistas.

Hochschild fue el empresario minero de mayores dotes creadoras pero también el más inescrupuloso. Entre otras irregularidades se lo acusó de inflar el monto de sus inversiones, para disminuir el pago del impuesto a las utilidades, sujeto a las inversiones. Creó el último de los tres grupos mineros grandes, pero acabó cerca de Patiño en el valor de sus exportaciones. La crisis de 1929 obligó a establecer cupos de exportación de estaño, por los que mantuvo una feroz disputa con Patiño, que llegó a la polémica pública desde 1938. La confrontación sacó a luz varias irregularidades cometidas por ambas empresas, que sumadas a otros problemas de índole salarial y social, aceleraron la Nacionalización de las Minas en 1952. Hochschild fue indemnizado con 8,7 millones de dólares.

Introdujo la preconcentración de estaño en su mina Colquiri en 1943, pero en 1944 fracasó en su intento de volatilizar estaño en su planta Taiton en Potosí. La pulpería barata (que luego tendría fuerte incidencia en los costos operativos de COMIBOL), fue establecida en la época de los tres empresarios y resulta difícil creer que los cupos mayores de víveres fueran los del grupo Hochschild.

En su finca Choroma en Yungas albergó a muchos judíos escapados de la persecución nazi, dándoles facilidades para iniciar actividades agropecuarias, comerciales e industriales.

El millonario empresario Hochschild extendió su actividad minera a Chile, Argentina y Perú. Entre otros emprendimientos administró el ferrocarril Atocha-Villazón, propiedad del Estado boliviano. Tenía concesiones de aguas y plantas hidroeléctricas, de las que Río Yura sigue funcionando.

FUENTES: AFP – CLARÍN – FORO MINERO 

CDR

CDR Bolivia al aire, es un medio independiente, de interés periodístico social, cultural y de actualidad, cuyos pilares indispensables son el compromiso con los ciudadanos, la cultura y los derechos humanos. Con una amplitud de voces CDR Bolivia al aire, cuenta con propuestas en su labor que reflejan la diversidad, pluralidad, actualidad y responsabilidad, siendo un lazo entre los actores sociales que se integran a través de las actividades sociales y culturales

Related Articles

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notificación de
Close