ARCHIVO CDRINFO GENERAL

LOS 17.000 ARGENTINOS QUE SE OPERARON EN LOS HOSPITALES DE BOLIVIA

Cuba pagó cirugías a 17.000 argentinos. Los operaban en Bolivia para evitar críticas.

Un articulo publicado en el diario La Nación, publicada el 4 de febrero de 2008 brinda datos que en su momento no tuvo trascendencia mediática en Argentina. Según el informe grupos de 10 personas llegaban cada día a los hospitales bolivianos de Villazón y de Yacuiba. En números concretos 17.000 argentinos fueron operados por médicos cubanos en Bolivia y los gastos de traslado y hospedaje Fueron cubiertos por el gobierno de La Habana.
EL ARTÍCULO
Parten de los pueblos cercanos de Salta y Jujuy y también de alejadas localidades de Buenos Aires, Córdoba, Tucumán y Catamarca. El destino de la peregrinación es una intervención quirúrgica de cataratas, un programa de asistencia social que levanta controversias como herramienta política, pero suma una cantidad sorprendente de beneficiarios: en los últimos dos años, 17.000 argentinos fueron operados por médicos cubanos en Bolivia.

Se trata de la llamada Misión Milagro, una de las formas encontradas por Fidel Castro y Hugo Chávez para difundir sus pensamientos políticos. Mediante organizaciones sociales cercanas al kirchnerismo, se busca a los posibles pacientes en barrios carecientes. Luego, en Bolivia, 300 médicos cubanos realizan las operaciones, criticadas y resistidas por las asociaciones argentinas de oftalmología.

La Fundación Un Mundo Mejor es Posible (Ummep) coordina a los equipos de trabajo en la Argentina. Uno de sus dirigentes confirmó equipos de trabajo en la Argentina. Diego Gambini, dir

igente de esa agrupación, confirmó a LA NACION el número de 17.000 pacientes atendidos; también que ese trabajo social forma parte de una estrategia internacional para difundir entre la población beneficiada los principios de la Alternativa Bolivariana de los Pueblos (ALBA), el proyecto político ideado por Chávez y Castro.

Las cirugías se realizan en Bolivia por la fuerte resistencia de las entidades médicas argentinas contra la presencia de oftalmólogos cubanos, cuyas matrículas y técnicas ellos ponen en duda. Las autoridades nacionales no permitieron la instalación de quirófanos cubanos, pero poco hicieron para desalentar la oferta sanitaria que realizan grupos piqueteros oficialistas en los barrios.

Los coordinadores locales de la Misión Milagro se entusiasman con incrementar el número de operaciones este año, especialmente por el acuerdo alcanzado con la Central de Trabajadores Argentinos (CTA). Los dirigentes de la entidad gremial fueron capacitados a fines de 2007 por médicos cubanos para la detección primaria de los pacientes.

El aumento de las operaciones por parte de médicos cubanos puso en alerta a los profesionales argentinos. Una respuesta incipiente fue la creación del programa Cataratas Solidaria, a cargo del Consejo Argentino de Oftalmología y de Cáritas, con el cual se pretende dar el mismo servicio gratuito ofertado por los revolucionarios bolivarianos.

La conexión venezolana con el plan quedó a la vista con el compromiso firmado por los Cascos Blancos (dependen de la Cancillería) con el gobierno de Chávez para trasladar pacientes a Caracas. El Consejo Argentino de Oftalmología expresó por carta su preocupación por ese proyecto.

Las quejas se repiten en varias regiones del país. La presidenta de la Asociación Oftalmológica Salteña, María Eugenia Bardessi, afirmó que en su provincia se cuenta con recursos humanos capacitados para realizar las intervenciones quirúrgicas, aunque se necesitaría equipamiento para que un solo profesional pueda realizar unas 60 operaciones mensuales. Aclaró que no puede opinar sobre lo que pasa en Bolivia: “De allí regresan muy contentos, pero si tienen algún problema deben recurrir finalmente a los servicios locales”. Señaló que su organización pedirá una audiencia al ministro de Salud Pública, Alfredo Qüerio, para conocer su posición sobre el tema.

Queja tucumana

El ministro de Salud de Tucumán, Pablo Yedlin, definió con claridad su oposición a la Misión Milagro ante una consulta de LA NACION: “Estos médicos vienen a hacer evaluaciones sin autorización, puesto que son de otros países y no están matriculados en la Argentina. Además, hemos detectado complicaciones en algunos posoperatorios. El sistema de salud de Tucumán está dando todas las respuestas a los problemas oftalmológicos en forma gratuita sin que haya que viajar hasta Bolivia”.

Elba Castro coordinó durante ocho meses la Misión Milagro en Tucumán y defendió ese trabajo: “En realidad, ningún hospital público cuenta con un oftalmólogo, y la espera para una operación de cataratas puede ser eterna. Buscamos darle soluciones a la población con una mejor calidad de vida”.

El proyecto de Chávez y Castro consiguió el apoyo institucional de la municipalidad de Córdoba. La Fundación Ummep firmó un acuerdo en 2006 con Luis Juez y ese convenio será sostenido por el ahora intendente Daniel Giacomino. Ese respaldo formal fue criticado por los profesionales locales.

En Catamarca, el traslado de pacientes a Bolivia fue duramente cuestionado por médicos de la provincia, aunque esas quejas no detuvieron las operaciones de catamarqueños por parte de oftalmólogos cubanos.

Cuestiones técnicas de lado, el aspecto político de la iniciativa queda expuesto. Menos visible que la valija de dólares transportada por Guido Antonini Wilson, el asistencialismo cubano-chavista forma parte de la táctica de captar simpatías y armar redes locales de solidaridad.

A la Misión Milagros se le suma el plan Yo Sí Puedo, un programa para que adultos puedan leer y escribir. También está a cargo de la Fundación Ummep, con fondos entregados por Cuba, cuyo gobierno envía el material didáctico. En paralelo con esa educación no formal se instruye a los estudiantes en debates sobre la realidad social latinoamericana desde el punto de vista de Fidel Castro. Dirigentes locales del plan dijeron a LA NACION que fueron alfabetizados más de 10.000 argentinos, cifra que, junto a los 17.000 beneficiarios de la Misión Milagro, da la magnitud del trabajo chavista/castrista en la Argentina.

Por Daniel Gallo

De la Redacción de LA NACION

Etiquetas

CDR

CDR Bolivia al aire, es un medio independiente, de interés periodístico social, cultural y de actualidad, cuyos pilares indispensables son el compromiso con los ciudadanos, la cultura y los derechos humanos. Con una amplitud de voces CDR Bolivia al aire, cuenta con propuestas en su labor que reflejan la diversidad, pluralidad, actualidad y responsabilidad, siendo un lazo entre los actores sociales que se integran a través de las actividades sociales y culturales

Related Articles

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notificación de
Close